Archivo de la categoría: Noticias

ELENA SANTIAGO ‘IN MEMORIAM’

Las campanas de la torre, cómplices y vecinas tuyas, Elena querida, guardan en su memoria de bronce, como un tesoro, la mirada de nuestros antepasados, también la tuya, la de todos ¡Qué maravilloso sería que contaran y cantaran cuanto han querido ver! ¡Fueron durante largo tiempo nuestra red social! Sus diferentes tañidos convocaban a echar una mano en un incendio, a acudir y ayudar en cualquier desgracia, su volteo invitaba a celebrar fiestas e incluso creían tener fuerza para ahuyentar las tormentas de verano; cambiaban su tañer para avisar de un fallecimiento, diferente según fuera niño o adulto. Durante años Pepe Mayo interpretó sus palabras y emociones; consiguió que hablaran.

Hace tan solo unos días recibieron el mensaje de tu marcha entre ángeles y pájaros y lo comunicaron a tus vecinos, a las choperas que a su vez lo susurraron a las aguas de ese Órbigo, río tan tuyo, tan nuestro, tan de todos. Las cigüeñas, sin embargo, emprendieron un vuelo extraño; quizás hayan decidido acompañarte para contar alguna novedad. Tus amigos del alma quedamos azulinos, diría Leoncio el del bar, “como marinos en un mar de confusiones. Que la vida, a días, formaba confusión”.

Ante todo, Elena, siempre fuiste Veguellina; en cualquier lugar eras de Veguellina y, al mismo tiempo, de tantos otros mundos en los que sigues teniendo amigos y lectores. Las visitas a tu pueblo y el encuentro con la gente por la calle eran una celebración; pocos lo han disfrutado tanto como tú. Y cuando acudías a presentarnos un nuevo libro, tu reciente criatura literaria, ¿recuerdas?, ya era fiesta mayor. El último con el que llegaste mediado mayo hace algo más de año y medio, Los delirios de Andrea, fue recibido entre serpentinas y con un ramo de lirios frescos conseguidos saltando unas tapias. ¡Qué tarde tan emocionada aquella!

Estamos seguros de que el placer de vivir, el placer de crear historias y personajes te hicieron olvidar el cansancio del camino, la fatiga del viaje, las inclemencias inesperadas.

Así como García Márquez creó Macondo; Juan Rulfo, Comala; Luis Mateo, el territorio de Celama, Elena Santiago se adentró hasta retratar un Veguellina de Órbigo inventado como verdadero, lo llamó Ángeles oscuros.

En ese territorio nada celestial continúan viviendo…

…aquel Antón que, a pesar de llevar cincuenta años en la misma casa, un día de niebla no acertaba con ella mientras su mujer, ya la tarde caída, sollozaba “Me lo ha matado la niebla”. Presente-ausente Mateo, antepasado ya lejano quien se puso en camino hasta llegar a Tierra Santa dejando a la familia en manos de Dios. Pepe Soto que pedía cantando, a cambio entregaba la canción. Amalia, sorda, os dejaba en casa huevos milagrosos de gallina golosina; antes de volver a la suya, se detenía en la cantina de Elisa y Anastasio para quitar las penalidades del cuerpo y las fatigas del alma con un ‘tentén’ de orujo. O aquel relojero y gobernador del tiempo que de tanto mirar el reloj se le quedaron minutos azules en los ojos. O la voz apocalíptica y tremebunda de Capitán, mi abuelo Tomás, cuando cantaba en la iglesia la misa de Réquiem o el Miserere.

-“¡Niños, niños, ha llegado Agustina!”, gritaba Martina. Acudíais todos esperando que contara historias como aquella, según recordaba, en que ella misma había muerto bajo una guerra y había visitado el cielo hasta que la mandaron bajar.

Con el cine Gordón, y nunca lo olvidaste, llegó la modernidad; a la gente se le abrieron las puertas al mundo; y ya con el cine Apolo, Veguellina pasó a ser en cuanto a diversión en invierno, Hollywood. Tanto te emocionó el cine, que de mayor serías Katharine Hepburn. Y quien verdaderamente vivió cada película a la que asistía, dudando entre realidad o fantasía, fue Martina, siempre cómplice maternal de todos los hermanos; convencida, terminó por decir “En fin, la vida, un cine”. Ese cine la había cambiado; ahora era una mujer de cabeza distinta. “Y de corazón” diverso.

Y podríamos continuar aún con momentos, personas ya personajes que solo la fascinación emocionada es capaz de retratar con palabras.

Entre la imaginación y la palabra traída al punto, descargando el corazón, has sabido revelar cuánto de maravilloso tiene lo cotidiano, la vida cierta o soñada de unas gentes y un pueblo en tiempo irrepetible. Ángeles oscuros ya es parte de nuestra memoria, herencia y rescate de gente corriente a la que elevaste a figuras de doblaje de una época.

Estamos asomados al invierno, a tantos inviernos como han venido a confluir hasta desembocar con desasosiego en este. Continuamos sobrellevando días poco dulces, más bien ácidos; seguros estamos de que todo ello nunca nos acarreará el olvido. La palabra y tus libros seguirán siendo compañía. Te seguiremos queriendo, Elena, si es posible, tanto como tú nos has querido.

Hoy, viernes, 15 de enero, el sol, embozado entre la niebla, aún nos ilumina.

Tomás-Néstor Martínez Álvarez


Noticias de Elena Santiago. Fallecimiento (Recopilación de Pablo García)

El Último Café…


Junta Vecinal Veguellina de Órbigo
 

Desde este mediodía los restos de Elena Santiago descansan en el cementerio de su pueblo, Veguellina de Órbigo, cumpliéndose así la voluntad de la escritora que deseaba ser enterrada junto a los restos de su marido. Un acto discreto e intimo en esta mañana de viernes fría y helada con una niebla intensa, solamente la presencia de sus hijos, el presidente de la Junta Vecinal, Carlos Mayo Ramos; Tomás-Néstor Martínez Álvarez, anfitrión literario de la escritora en la localidad y en la provincia, que leyó un emotivo texto en su memoria; y el que fuera concejal de Cultura en la anterior legislatura, Balbino Ferrero, como amigo de la familia. Fueron las únicas personas que presenciaron este adiós a una de las grandes escritoras de la Generación del 68. Más adelante, y en cuanto las condiciones sean favorables, “se celebrarán las exequias”, dijo su hijo Pablo García Fernández.